¿Por qué no debía salir a concurso?

Nuestro comedor no tenía que haber salido a concurso si la Consejería de Educación Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía hubiese seguido los lineamientos de la PNL el Parlamento de Andalucía (PNL 4-14PNLC-000201), la cual instaba a mantener la gestión del servicio de comedor de nuestro centro mediante un convenio de colaboración.

La licitación del servicio coloca las AMPA en una situación desigual de concurrencia competitiva puesto que estas son entidades sin ánimo de lucro cuyo objetivo es la salud y el bienestar de sus hijos e hijas y no pueden competir a nivel económico con las grandes multinacionales del catering, cuyo objetivo fundamental es el beneficio económico, que serían las nuevas adjudicatarias de la gestión del servicio; esto tendrá como consecuencias directa: un detrimento considerable de la calidad del servicio de comedor que se está prestando actualmente con comida casera e “in situ”; supone una pérdida de riqueza para el comercio local que es el principal proveedor de materias primas en estos comedores y una pérdida de un activo de salud para la comunidad.